martes, 28 de julio de 2015

Publicidad sobresaliente, o el bestseller

¿El mercado por encima de la persona?
¿La cantidad por encima de la calidad?
¿El bestseller?

martes, 21 de julio de 2015

Shakira y el amor vs. Marx y Jean Paul Sartre

Creo que no soy el único que piensa que la cultura pop-ular contiene más sabiduría y experiencia de la que pensamos. Es lo que me viene a la cabeza cada vez que escucho "No creo", la canción de Shakira en la que el amor deja por los suelos a Carlos Marx (el de la lucha de clases), a Paul Sartre (el de 'el infierno son los otros') y a Brian Weiss (el de en mi vida pasada fui un elefante o quise a la otra más que ahora te quiero a ti). ¿Quién  iba a decir a Marx y a Sarte que con el tiempo el amor nos llevaría a bailar metafóricamente sobre sus tumbas y además a ritmo tropical. Abajo os dejo dos vídeos y la letra de la canción. Me gusta más el vídeo en directo, aunque el video oficial es más expresivo con el asunto de Marx y Sartre.



"No Creo"

Solo tu sabes bien quien soy
Y por eso es tuyo mi corazon
Solo tu doblas mi razon
Y por eso a donde tu quieras voy

No creo que el mar algun dia
Pierda el sabor a sal
No creo en mi todavia
No creo en el azar
Solo creo en tu sonrisa azul
En tu mirada de cristal
En los besos que me das
Y en todo lo que digas

Solo tu sabes bien quien soy
Y por eso es tuyo mi corazon
Solo tu doblas mi razon
Y por eso a donde tu quieras voy

Si hablo demasiado
No dejes de lado
Que nadie mas te amara asi
Como lo hago yo

No creo en Venus ni Marte
No creo en Carlos Marx
No creo en Jean Paul Sartre
No creo en Brian Weiss
Solo creo en tu sonrisa azul
En tu mirada de cristal
En los besos que me das
Y hablen lo que hablen

Solo tu sabes bien quien soy
Y por eso es tuyo mi corazon
Solo tu doblas mi razon
Y por eso a donde tu quieras voy

Si hablo demasiado
No dejes de lado
Que nadie mas te amará así
Como lo hago yo

Ay yo quiero ser tu firmamento
De tu boca una cancion
De tus alas siempre ser el viento

Tu terrón de sal
Un rayo de sol
Que a donde que tú
Quieres que yo vaya voy
Que eres mi desliz, mi país feliz
Mi primavera
Mi escalera al cielo si
Por eso sigo aqui y camino
Contigo
A ti nunca podría decirte que no

Sólo tú sabes bien quien soy
Y por eso es tuyo mi corazón
Sólo tú doblas mi razón
Y por eso a donde tú quieras voy

Tu terrón de sal
Un rayo de sol
Que a donde digas que tú quieres
Que yo vaya voy
Eres mi desliz, mi país feliz
Mi primavera,
Mi escalera al cielo, si
Si hablo demasiado
No dejes de lado
Que nadie mas te amará así
Como lo hago

martes, 14 de julio de 2015

José Luis Olaizola: 'El valle del silencio'

Es la segunda novela que leo de José Luis Olaizola, y me ha ocurrido un poco como con la primera; me ha parecido buena de intenciones pero con bastantes limitaciones formales. En La guerra del General Escobar el protagonista es una figura que viene bien para desmontar las visiones maniqueas de la Guerra Civil  pero me parece que da para poco más, a no ser por la unidad de su tono narrativo. Aquí ocurre algo parecido, aunque creo que esas limitaciones pueden explicarse por el subgénero  de la novela, que en gran medida puede calificarse de utópica con mezcla de ciencia-ficción.

    A través de la descripción del ideal y submarino mundo del 'Valle del silencio' el autor quiere hacer una crítica -un poco dulzona- de algunos valores sociales contemporáneos. Pero esto tiene las inconveniencias de todas las utopías noveladas. Mucha descripción, mucho estatismo, muchas críticas obvias y personajes y esquemas estereotipados. Realmente ese mundo utópico al final resulta intercambiable con cualquier otra novela del mismo género en sus topografìas, sus nombres de jefes y órganos de gobiernos, sus grupos o clases sociales, etc. etc. Por ello el argumento queda en muy segundo lugar y aunque la distopía de fondo y el conflicto se revelen más o menos de forma controlada y gradual, la  trama resulta más bien flojita, previsible y acaramelada. Quizá solo se salve el final, donde el héroe-protagonista rechaza la huida fácil y prefiere enfrentarse con los problemas que él mismo ha ido eligiendo.

    La novela vuelve a mostrar lo que decía Julio R. Ribeyro, es decir, que narrar la utopía o la felicidad es prácticamente imposible porque la acción novelesca está hecha principalmente de rupturas y tensiones. A esto se me ocurre añadir que la misma utopía es un imposible histórico  (ejemplos: falansterios de Fourier, Cuba, URSS, Alemania Nazi, China, comunas hippies, etc.)  pues la acción humana es libertad en el tiempo.  En resumen, El Valle del silencio es un libro de lectura fácil, quizá demasiado fácil,  y que puede interesar a los aficionados a este tipo de novelas y a quienes quieran leer historias ligeras con personajes más o menos idealistas. Algo parecido a lo que ocurre con Out of the Silent Planet, de C.S. Lewis, que creo que está mucho más conseguida. (José Luis Olaizola: El valle del silencio. Barcelona: Planeta, 1995, 223 pp.).





martes, 7 de julio de 2015

O'Henry: 'Cuentos de Nueva York'

Comienzo aquí una serie nueva, que titulo 'microrreseñas' y que va consistir en comentarios hiperbreves añadidos como pie de foto de la portada del libro. Aquí va la primera. Saludos.


La monotonía o debilidad de algunos 
finales se compensa con unos 
personajes muy humanos, que
redimen un mundo frío y
 materialista  
(O'Henry: Cuentos de Nueva
York
. Madrid: Espasa, 2005, 240 pp.).





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...